Subscribe Twitter

5 ago. 2007

"remake" tico de Bailando por un Sueño sacó la tarea


Elvis Martínez Acosta

Periodista


Con bombos y en medio de un mitin publicitario inició el esperado programa Bailando por un sueño en su versión tica en Canal 7. El programa, que desplazó en su horario a Hola Juventud, sacó a duras la tarea que requiere una producción como esa, en cuyas versiones internaciones a supuesto escenarios espectaculares y famosos de gran peso.

Fuera de los detalles y deslices de producción, resulta rescatable el esfuerzo de los realizadores, en un país como el nuestro en donde las producciones de este tipo de espectáculos se han limitado al ya desaparecido A Todo Dar y a El Chinamo. Este es un nuevo reto para Canal 7 y un desafío para las diez parejas, quienes desde ayer domingo 4 de agosto, comenzaron a ganarse al público en una de las versiones de los programas mundialmente famosos.


MIGAS:La dupla de Edgar Silva y Nancy Dobles apunta a que, dos de los mejores presentadores del país, realizarán un excelente trabajo. Ellos hacen buen papel, pero deberán inyectar más adrenalina y suspenso al programa. Como se ha visto en esta primera entrega, Nancy mandaba a la audiencia a comerciales como si estuviera enviando a una pausa en el programa de entretenimiento En Vivo. Por otra parte, el periodista Édgar Silva se mostró con gran aplomo en la condución. Su ya larga trayectoria en la televisión le da libertad para tratar a los concursantes como siempre lo ha hecho, con familiaridad. Esa naturalidad es una mina de oro a explotar más.


Todos los soñadores hicieron excelente presentación tomando en cuenta que era su primera vez delante de las cámaras. Sin embargo, bailaron para sí y no para el público (muy escaso en el auditorio). Necesitan moverse en el escenario con más libertad y ganarse a las cámaras. Las tomas muy generales mostraban, algunas veces, más el piso del escenario que la sonrisa y los movimientos de los bailarines. Aunque el público era escaso en el auditorio, es válido filmar la reacción de la audiencia, ellos también animarán a que más personas concurran y apoyen a sus favoritos.

La espectacularidad del programa también depende de la decoración del escenario, por lo que me parecieron muy pequeñas y desvalanceadas las escaleras de entrada y las fotografías de los concursantes. Estuvo de más el ritual de las velas en la presentación de las parejas. Parecía una boda. Si lo que querían era darle más espectáculo al programa, hubieran llevado en directo a quienes les harán realidad el sueño, el compromiso hubiera tomado más seriedad con quienes son los verdaderos protagonistas de Bailando por un Sueño.

Los jueces:

Sacaron bien su tarea. Genial la actuación de Flor Urbina, representó bien el voto secreto - al estilo de Lupita la mexicana-. Los jueces quedaron debiendo en cuanto a las puntuaciones otorgadas porque no creo que la mayoría de los concursante se merecieran un 9 en su primera presentación. ¿Acaso no se trata de ir aprendiendo a bailar, de quemar etapas de aprendizaje para poder obtener un 9 o menos? Si ahora que no saben del todo bailar, ¿Cuántos puntos les darán cuando les sorprendan en la pista?. Necesitan mayor dureza, de lo contrario, los bailarines se atendrán a la simpatía que ya tienen los famosos.

El ballet, un tanto flojo. La iluminación de la banda, muy escasa. En fin, ya veremos los avances del programa y los desafío de los "famosos y soñadores".



Foto de Al Día
Nota para Istmo Noticias




1 comentarios:

Alex dijo...

El problema con este tipo de concursos es que aflora el acomodarse a cierto lado y por otra parte a los de aca les queda muy grande eso de Famosos; mas bien se les llamaria conocidos.